Enseñando a niños con dificultades pragmáticas de comunicación
ensenando_a_ninos_conAutores: MACKAY, G.; ANDERSON, C.
Editorial: Entha ediciones
La educación y la integración escolar de los niños y adolescentes que, a pesar de una inteligencia normal o superior, presentan grandes dificultades en sus relaciones sociales plantea un reto complejo. El objetivo de cualquier proyecto integrador consiste en potenciar las aptitudes de cada uno respetando sus diferencias. Las discapacidades cognitivas, sensoriales o motoras suponen a menudo grandes obstáculos a ese proyecto pero responden a un esquema "comprensible" para los educadores y para los compañeros.
Los niños autistas de alto rendimiento, los niños con síndrome de Asperger o con disfasia semántico-pragmática presentan un grado tal de disarmonía evolutiva que desorientan a los que les rodean : el sentido común, la buena voluntad, el deseo de ayudar no son recursos útiles en estos casos. Es indispensable entenderles, ver la realidad de las cosas y de las personas desde su peculiar punto de vista y, a partir de allí, adaptar nuestro propio comportamiento para que les resulte legible. Este libro recoge experiencias británicas que aplican programas educativos para niños con dificultades pragmáticas en centros escolares ordinarios : Gran Bretaña ha sido pionera en reconocer la peculiaridad de estos alumnos y en intentar dar respuestas a sus necesidades. Parten del principio de que las intervenciones terapéuticas especializadas no bastan para conseguir los objetivos de integración social : es necesario proporcionar formación y herramientas a todos los miembros de la comunidad educativa, incidir en la dinámica de las clases a partir del conjunto de los alumnos, fijar objetivos y aceptar limitaciones y comportamientos específicos, diseñar sistemas organizativos que puedan dar respuestas a las dificultades y los conflictos, en el seno de la escuela. Es la primera obra editada en castellano que aborda de forma operativa las dificultades de estos niños y adolescentes y que propone, sin dogmatismo ni falsas esperanzas, modelos concretos para que la escuela sea también la escuela de estos alumnos para los cuales la sociedad supone a menudo un laberinto incomprensible.