• 610694610
  • 640329122
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Este apartado está dedicado a hacer equipo entre las familias y los profesionales, os presentamos recursos comunes para todas las familias que estáis deseando ayudar a vuestros hijos e hijas, pero no sabéis cómo, y para todos los profesionales que queremos trabajar de forma conjunta con las familias.  Porque creemos firmemente que la unión hace la fuerza, que se puede y se debe aunar todos los esfuerzos, y porque muchas veces a las familias se las intenta apartar de las ayudas más precisas y necesarias diciéndoles "Solo tenéis que ser madres/padres" y ocuparos de vuestro papel, pero ¿Cómo se es madre de un niño con dificultades en su desarrollo? ¿A qué padre en una escuela infantil se le prohíbe contar cuentos a su hija o enseñarle a dibujar, porque eso ya lo hacen en la escuela? Por una cuestión ética sentimos la obligación de compartir entre los profesionales y las familias todo aquello que hemos aprendido en nuestro recorrido profesional. Nos hemos especializado en comunicación y relación ¡Pues pongámoslo en práctica!


Sumemos horas: 1+2 = 12

Seguramente todos hemos oído hablar alguna vez de programas de intervención "masiva", es decir cuantas más horas mejor, pero no es cuestión de cantidad sino de calidad. La formación a la familia para que realice una enseñanza significativa y funcional supone un cambio sustancial en el desarrollo del niño. Si las horas que una persona, en pleno desarrollo, está con su familia se traducen en comunicación, diversión y aprendizaje, conseguiremos potenciar la intervención profesional y dotar a la familia de herramientas de ayuda útiles.
Así que las cuentas salen 1 profesional + una madre y un padre es igual a 12 horas de comunicación.

Consideramos a la familia como una gran piedra angular, desde donde potenciar los aprendizajes y lo que pretendemos es cubrir ese asesoramiento, tantas veces demandado y tan difícil de resolver a distancia. Los problemas surgen en un contexto y las ayudas deben acercarse a ese contexto, ver la realidad del día a día y establecer pautas de mejora allí dónde realmente se necesitan. Pero las necesidades de las familias no se reducen a un asesoramiento técnico y escolar, sino que también necesitan apoyo en aspectos del día a día, como pueden ser las visitas médicas o asesoramiento para jugar en el parque. Para que todas estas necesidades sean cubiertas es imprescindible trabajar junto con las familias, creando equipos de trabajo, donde su papel sea considerado con la importancia que se merece.
Nuestra consideración de la familia se resume en los siguientes derechos y deberes: 


© 2021 Asociación Alanda. Todos los derechos reservados.